'Hemos democratizado un poco el mundo del vino'



'Hemos democratizado un poco el mundo del vino'"data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">

Día 15/03/2018

'Hemos democratizado un poco el mundo del vino'

El sistema Coravin, con el que se puede servir un vino sin necesidad de abrir la botella, gracias a su sistema de agujas, ha revolucionado la forma de servir el vino, lo que ha abierto nuevas posibilidades de negocio en el sector de la hostelería, pero también en la forma de consumo de los amantes del vino.


Coravin es fruto de una serie de circunstancias personales de su fundador, Greg Lambrecht, en unión con su pasión por el vino y sus conocimientos profesionales sobre las agujas médicas. Esta serie de elementos se cruzaron en un momento dado y Lambrecht se planteó crear un sistema para poder tomar vino a copas sin que se estropeara.

Un intenso proceso de investigación le llevó a la idea de conseguir un sistema para poder consumir el vino, sin necesidad de tener que quitar el tapón. Ello le llevó a su primer modelo de Coravin.

Este sistema da la oportunidad a los consumidores de tomar una copa y conservar el resto del vino que queda en la botella “en intactas condiciones para siempre, hasta que decidas servirte la siguiente copa”, asegura Maarten Dekker, VP Coravin Europe.

Coravin pude usarse en vinos no espumosos, con tapones de corcho natural o de rosca (aunque en este último hay que emplear un sistema específico y el tiempo de conservación es menor).

Tal y como como afirman desde Coravín, “nuestro punto de partida es acceder al vino sin sacar el tapón. A partir de ahí, las posibilidades de su uso son infinitas”. Uno de los problemas a la hora de consumir vino, es precisamente abrir la botella, no por la dificultad, sino a la hora de conservar el resto del contenido. Si ese problema ya no existe, supone "toda una revolución en la forma de beber vino", comenta Dekker.

Este sistema, por tanto, ha abierto un abanico de posibilidades a sectores como el de la hostelería. Los bares y restaurantes son uno de sus principales clientes: “Hemos aportado la posibilidad de ofrecer vinos a copas sin desperdiciar el contenido sobrante y también la posibilidad de catar muchos vinos que hasta el momento podían parecer inalcanzables. Podemos decir que hemos democratizado un poco el mundo del vino”, afirma Dekker.

Pero no son estos los únicos clientes. Bodegas y amantes del vino también hacen uso de este sistema. Es decir, todo aquel profesional o aficionado que quiera catar o degustar una copa de vino, sin necesidad de tener que terminarse la botella. “Nosotros vemos el Coravin como un elemento más en la vida diaria de los amantes del vino", explican desde la compañía.

Al primero modelo, Model C1000, le han seguido otras variantes: Model Two y Two Elite, fabricados en acero en lugar de en plástico, y con una aguja que permite una velocidad de servicio un 20% más rápida. O el Model One, con las mismas prestaciones que el original, pero a un precio más asequible.

Desde su primer modelo, la marca ha ido incorporando novedades y ampliando su gama. Para septiembre de 2018 está preparado el lanzamiento de Model Eleven. Se trata de un modelo que estará conectado vía Bluetooth a la app Coravin Moments que recordará el consumo del vino y los hábitos del consumidor con cada botella. Asimismo, recomendará armonías gastronómicas, pero también otros acompañamientos para disfrutar del vino como películas, series o música.

En la actualidad Coravin continúa abriendo puntos de venta en toda Europa cada año y está presente en más de 45 países en este momento.



'Hemos democratizado un poco el mundo del vino'" data-width="600">

Lallemand
Enolviz
Lev2050
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibiton 2018