Incertidumbre ante la próxima cosecha



Incertidumbre ante la próxima cosecha" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 25/06/2019

Incertidumbre ante la próxima cosecha

No hay que extrañarse, cada año sucede lo mismo en estas fechas, cuando se puede empezar a hacer previsiones; una vez que han pasado los peligros de heladas, enfermedades por hongos -al subir tanto las temperaturas-, cuando ya hasta el pedrisco es difícil que se dé, al entrar en el seco verano…

Y se podrían hacer previsiones, siempre que no se tenga el miedo a caer en la equivocación. Aunque hay cosas más o menos claras, más o menos generalizadas y en las que la inmensa mayoría del sector sí está de acuerdo:

En primer lugar, que la muestra es inferior a una normal. Efectivamente, los racimos que tiene la viña son mucho menor que otros años, esto se da, principalmente, en los varietales “mejorantes”. También en el resto de variedades, pero a menor escala. Por lo tanto, con esto tendremos una reducción de cosecha.

También me está preocupando mucho la sequía tan enorme que tenemos en algunas zonas de España, sobre todo en las más productivas. Un invierno seco, seguido de una primavera anómalamente seca. Tengan en cuenta que hay sitios en los que en toda la primavera ha llovido solamente tres o cuatro días seguidos, en los que, eso sí, cayeron cien litros de agua. Fue en Semana Santa, pero desde entonces ha pasado casi toda la primavera sin caer una sola gota de agua y esto lo va a notar la viña en general y el secano en particular.

También hay que tener en cuenta que, aunque hasta ahora no ha hecho un calor fuerte, la ola de calor que ya estamos padeciendo ha venido muy pronto. Empezamos por un invierno cálido, días de calor en marzo, abril y mayo, superiores a los normales. Ahora, el verano con temperaturas superiores a 40 grados a la sombra va a afectar a los viñedos, seguro, y aunque en estos momentos los secanos aún se ven bien y sin problemas, en quince días o un mes, a no ser que lloviera, lo van a notar mucho más.

Puede ser un año en el que cada día se vea mermar la cantidad de cosecha por la sequía, un año de poco rendimiento y anómala maduración de la uva. En fin, un año complicado.

También debemos tener en cuenta que la cosecha viene en casi todos sitios adelantada, ya que adelantada fue la brotación. Por lo que podemos tenerla con altas temperaturas y además se acusa el problema de que pueda llover antes de la vendimia, si esta fuera tardía, para recuperar algo la uva.

En resumidas cuentas, y con las cartas que tenemos en estos momentos, hay que apostar por una merma de cosecha. La cantidad no la voy a decir, sencillamente porque no la sé. Si lloviera cambiaría la cosa, si no lo hace, la merma irá en aumento.

También es cierto que parte de esta merma se ve suplida por las miles de hectáreas que cada año entran en producción y que son, la inmensa mayoría, de regadío, es cierto, y esto nos complica aún más poder evaluar la cosecha, pero tengan en cuenta lo que les decía al principio: la muestra de racimos es menor y, además, en plena sequía, aunque a muchos les extrañe, incluso el regadío suele estar peor que un año normal.

Otro extremo que puede compensar la merma es el aumento, seguro, de excedentes que tendremos respecto al año pasado, evaluado, el incremento, entre 6 y 10 millones de hectolitros, que no es poco.

Por tanto, vayamos estudiando, mirando el campo y haciendo conjeturas de lo que nos puede venir, es importante saberlo. Desde El Correo del Vino les iremos informando, como siempre, de la marcha de los viñedos y mercados.

 

Javier Sánchez-Migallón  
Javier Sánchez-Migallón
Director Ediciones Albandea y El Correo del Vino

 




Incertidumbre ante la próxima cosecha" data-width="600">
Lallemand
Enolviz
Della Toffola
Lev2050
 
Esto es Vino
 
LIEC EXPRESS








Video de la semana
Enofusión ya prepara su edición 2020.
Así se desarrolló en 2019.