Preocupante situación de la vitivinicultura cordobesa



Preocupante situación de la vitivinicultura cordobesa" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 05/02/2019

Preocupante situación de la vitivinicultura cordobesa

Un informe elaborado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Montilla-Moriles, al que ha tenido acceso El Correo del Vino, refleja el gran retroceso del sector vitivinícola cordobés en los últimos tiempos, una situación agravada aún más durante el pasado año en que la superficie dedicada a la vid se situó por primera vez por debajo de las 5.000 hectáreas, casi un 40 % inferior a los viñedos existentes hace tan sólo una docena de años.

Las más de 20.000 hectáreas de viñedos que conformaban en los años setenta del pasado siglo la zona de producción adscrita a la Denominación de Origen Montilla-Moriles, han quedado reducidas en 2018 a menos de una cuarta parte, exactamente a 4.822 hectáreas que se distribuyen entre los 16 municipios integrados en este marco vitivinícola de la provincia de Córdoba. La superficie dedicada a viñas el pasado año, inferior en un 3,5 por ciento al año precedente, significa que el número de hectáreas continúa disminuyendo de forma imparable, ejercicio tras ejercicio. A título comparativo, el informe señala que en el año 2006 la superficie del marco estaba constituida por 7.773 hectáreas de viñedos, casi 3.000 hectáreas más que en la actualidad, lo que significa que en el corto espacio de 12 años se ha perdido casi el 40 por ciento de la superficie de su zona de producción.



En el informe elaborado por el Consejo Regulador se indica que el municipio con mayor superficie de viñedos es Montilla, con 1.842 hectáreas. Le siguen Aguilar de la Frontera, con 794 hectáreas y Montemayor (358 has.). Las restantes 1.828 hectáreas se encuentran distribuidas por otras trece localidades que han perdido en muy buena parte el cultivo de la vid, de tan gran arraigo histórico en esta zona andaluza, para situarlo prácticamente en un cultivo poco más que testimonial.

La situación de continua pérdida de superficie de viñedos de Montilla-Moriles ha venido acompañada, lógicamente, de la disminución paulatina de sus viticultores hasta quedar reducidos a los 1.883 contabilizados en el pasado año. Esta cifra contrasta con los 3.545 viticultores que cultivaban sus viñedos en 2006, casi el doble que en la actualidad.


La Denominación de Origen Montilla-Moriles contaba con 3.545 viticultores en 2006, frente a los 1.883 de la actualidad


El Consejo Regulador señala como causas de la preocupante regresión de la viticultura cordobesa a la mayor rentabilidad de otros cultivos, como es el caso del olivar; al bajo precio al que cada año cotiza la uva y, principalmente, a la falta de relevo generacional.
 
Con respecto al vino elaborado el pasado año que ha sido calificado por los técnicos del Consejo Regulador de la D.O.P. Montilla-Moriles, ascendió a 167.530 hectólitros (69 % del total de la producción de 2017), casi un 20 % inferior al año precedente. Según fuentes del propio Consejo Regulador, este año, dada la buena cosecha de 2018, tanto en calidad como en cantidad, se calcula que podrán ser calificados algo más de 250.000 hectólitros, un 80 % de la producción total que ronda los 320.000 hectólitros de vino.

José Carlos García Rodríguez  
José Carlos García Rodríguez

Enólogo, periodista y escritor.

(Más información).

 




Preocupante situación de la vitivinicultura cordobesa" data-width="600">
FENAVIN
Enolviz
Lev2050
Della Toffola
 
Esto es Vino
 
LIEC EXPRESS






Video de la semana
La WBWE prepara su primera edición en Asia
Yantai, 30 y 31 de mayo