Mercosur y la UE dan tímidos pasos en la liberación arancelaria del vino



Mercosur y la UE dan tímidos pasos en la liberación arancelaria del vino" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 03/07/2019

Mercosur y la UE dan tímidos pasos en la liberación arancelaria del vino

La ansiada liberalización de los aranceles del vino entre los países componentes del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) y la Unión Europea es un paso adelante importante que puede ayudar, sobre todo, en la ampliación de mercados y en la oportunidad de intercambios comerciales entre ambas partes. A la UE se le presenta una gran oportunidad con Brasil, cuyos aranceles oscilan en la actualidad entre el 10% y el 30%.

Aunque habrá que ponerse a ver con tranquilidad en qué lugar queda la letra pequeña final, la realidad es que la decisión de eliminar los aranceles a todos los envases menores de cinco litros, en un periodo de ocho años, es un paso adelante importante. Cada año, los respectivos gravámenes caerán 1/8. Más dura es la situación de los intercambios de espumosos que continuarán con una penalización de 12 dólares por litro durante 12 años, en que se producirá la liberalización definitiva. Por el contrario, quedan fuera de este acuerdo todas las transacciones de grandes volúmenes y vino a granel, con excepción del bag-in-box menor de cinco litros.

El caballo de batalla es Brasil, país productor e importador neto a la vez, que en 2018 adquirió 117 millones de litros de vino, 109 millones de envasados, 6,6 millones de litros de espumosos y solo 1,2 millones de litros de vino a granel. Todo ello con una inversión de 310 millones de euros.

En la UE, el mayor vendedor de vino a Brasil es Portugal, lazos de historia unen, con 18 millones de litros; seguido de Italia con 12,5 millones de litros y España, con algo más de siete millones de litros.

Uruguay exportó durante 2018 alrededor de 19 millones de litros, buena parte de ellos vino a granel a Angola y Rusia, pero también vendió 133.500 litros a Polonia, 130.000 litros a Francia, 99.000 litros a Reino Unido y 87.000 litros a Bélgica. España apenas adquirió 4.000 litros en total. E importó casi 13 millones de litros, 93.500 de ellos desde España; 45.625 litros desde Francia y 27.000 litros desde Italia.

Las exportaciones chilenas, país que tiene el arancel más bajo de toda el área, exportó el pasado año 843 millones de litros, de ellos 107 millones fueron a Reino Unido, 39 millones de litros a Holanda y 38 millones de litros a Alemania.

Por su parte, Argentina exportó 235 millones de litros de los que 35,5 millones fueron a Reino Unido, 22,5 millones de litros, casi todos a granel, a España; ocho millones de litros a Holanda y cinco millones de litros a Alemania.

La posibilidad de incrementar los intercambios comerciales, unida a reconocimiento y la singularidad de nuestras denominaciones de origen, son una gran oportunidad de acelerar el flujo importación/exportación que, en este sector, debe terminar beneficiando a todos.

José Luis Murcia

 
José Luis Murcia
Periodista. Presidente de AEPEV-FIJEV.

 




Mercosur y la UE dan tímidos pasos en la liberación arancelaria del vino" data-width="600">
Enolviz
Lev2050
Della Toffola
 
Esto es Vino
 
LIEC EXPRESS








Video de la semana
Enofusión ya prepara su edición 2020.
Así se desarrolló en 2019.