El cava se sitúa a la vanguardia



El cava se sitúa a la vanguardia" data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">


Día 09/10/2018

El cava se sitúa a la vanguardia

El cava es uno de los vinos que más están contribuyendo al acercamiento de jóvenes, al mantenimiento de consumidores tradicionales y al incremento del consumo en el mundo. Lo son en general varios espumosos. Y no precisamente el champán, que es una bebida de moda permanente, sino otros como el cava y especialmente el prosecco.

Este último causa furor en Reino Unido y ha conseguido desplazar a la mágica bebida francesa de burbujas del puesto de primer exportador a las islas, un fenómeno que se ha repetido en otros países, incluso en España donde ha llegado a doblar los 3,5 millones de botellas de champán que consumimos. O los crémant de Alsacia, Loira y Luxemburgo. Incluso el sekt desde Alemania.

 Su posicionamiento como vino de aperitivo ha cambiado de manera radical hacia un vino para toda la comida, dada su especial ambivalencia con casi todo tipo de platos. Hay quien dice que el glamur de los vinos espumosos está llegando a cotas parecidas a las de la Rusia Imperial del siglo XIX. Sea o no cierto, lo que sí es seguro es que hay una mayor oferta de los brut, de los monovarietales, especialmente los blanc de blancs de chardonnay, una ampliación de los dulces, más centrados ahora en el acompañamiento de postres y microvinificaciones como alternativa artesanal y de terruño a las ofertas de las marcas más poderosas. En el caso del cava, la introducción de la figura del Cava de Paraje para aquellas bebidas más singulares está contribuyendo de manera decidida a su reconocimiento por parte del público más entendido.


En el caso del cava, la introducción de la figura del Cava de Paraje para aquellas bebidas más singulares está contribuyendo de manera decidida a su reconocimiento por parte del público más entendido.


A la par, marcas de raigambre en España como Freixenet, Codorniu, Recaredo, Gramona o Raventós están consolidando su oferta con cavas que van desde los más jóvenes, frescos y básicos a los de edad longeva y complejidad amplia. Es en este grupo donde se ubican los dos cavas lanzados por la marca Montesquius, en Sant Sadurní d´Anoia (Barcelona), con motivo del centenario de su nacimiento.

La familia Santacana, propietaria de la ya centenaria cava, ha lanzado al mercado su Montesquius Blanc de Blancs, algo menos de 5.000 botellas, con las variedades xarel.lo en un 75%, con cepas que datan entre 1950 y 1955, y macabeo un 25%, de viñas plantadas entre 1958 y 1963. Las primeras se ubican en Viña Cuquet y las segundas en la localidad de Arboç. Todo un canto al Mediterráneo. El cava ha permanecido 36 meses sobre sus lías y en él destacan sus aromas de flores blancas, notas de cítricos y fondo mineral. En boca es cremoso, de burbuja fina y notas de pan tostado y hojaldre.

El Montesquius Rosé Doré 2015 cuenta tan solo con 1.980 botellas y presenta un color rosado provenzal como buen blanc de noirs. Procedente de los viñedos de Verger, en Arboç, y Viña Nin, en Lavern; este delicado y exclusivo cava, elaborado con pinot noir en un 87% y chardonnay en un 13% se presenta como un compendio de aromas de frutos rojos: frambuesas, grosellas, fresas del bosque…con tonos de frutos secos y panadería.

Son dos ejemplos claros de la grandeza del cava y del camino iniciado por los grandes espumosos en general. Un camino en el que los nuevos consumidores tienen mucho que decir. Y ya lo están haciendo.

José Luis Murcia

 
José Luis Murcia
Periodista. Presidente de AEPEV-FIJEV.

 




El cava se sitúa a la vanguardia" data-width="600">
Enolviz
Lev2050
Della Toffola
 
Esto es Vino
 
LIEC QUALITY CONTROL








Video de la semana
World Bulk Wine Exhibiton 2018