Rasputin, 30 años de cocina rusa en Madrid



Rasputin, 30 años de cocina rusa en Madrid"data-width="450" data-show-faces="false" data-send="true">

Día 29/05/1913

Rasputin, 30 años de cocina rusa en Madrid

Comer una auténtica ensaladilla rusa, unos blinis con caviar o un suculento Strogonoff es todo un placer del que se puede disfrutar en el centro de Madrid. Desde hace 30 años, Rasputin sigue manteniendo el objetivo con el que nació: poner en valor la cocina rusa y su gran riqueza.


Hace 30 años, en pleno barrio de La Latina abrió Rasputin, uno de los primeros restaurantes rusos de la capital. Con cuadros llegados de los mercados rusos y con la música de fondo de grandes compositores de música clásica, Rasputin llegaba para poner en valor la cocina rusa y su gran riqueza. Una riqueza que viene dada por su carácter multicultural.

Fue Pedro el Grande el que reunió a los mejores cocineros de Francia para que elaboraran platos con los productos rusos. La gran influencia del país francés junto con la de los países del antiguo Imperio son los artífices de una cocina de carácter multicultural y fundamentos gastronómicos que tienen como base la cocina rural con productos de alta calidad y elaboraciones sencillas. No hay mejor prueba de esto que el caviar, protagonista de la cocina rusa y tradicionalmente asociado a los banquetes de la alta sociedad que relataban las novelas de Balzac y Tolstoi, en Rasputin encontramos una amplia selección para tomar con blinis.

Uno de los platos estrella del local es la que en nuestro país conocemos como Ensaladilla Rusa y cuyo nombre real es Ensaladilla Oliver, que hace honor al cocinero ruso de origen franco-belga que la inventó. Tampoco podemos irnos de Rasputin sin probar los ahumados, el Strogonoff de solomillo de ternera o el Pato Grigoriefna, confitado con salsa de guindas.

Aunque en la carta de vinos está copada por los españoles, en la mesa tampoco puede faltar el vodka que se toma solo y se sirve en los tradicionales “ryumka”. Para terminar y acompañando los postres caseros, nada mejor que un cóctel. ¿Qué tal un ruso negro? El mejor cierre para una cena de verano que se impone en su coqueta terraza.



Rasputin, 30 años de cocina rusa en Madrid" data-width="600">